31/01/2018 2 Comentarios Libros que inspiran

El ejecutivo al minuto: nuevas técnicas de dirección

El año pasado estaba buscando para leer algún libro del gran Kenneth Blanchard, uno de los creadores del famoso liderazgo situacional (o liderato situacional, como lo denominan algunos), y descubrí por Internet que existía uno llamado “El ejecutivo al minuto: nuevas técnicas de dirección” y que había escrito él mismo junto con otro crack de este campo: Spencer Johnson  (podéis adquirirlo aquí). Me lo compré y en unos días me lo leí porque se trataba de una lectura fresca en forma de relato ágil, de menos de 200 páginas a letra mediana y con un espaciado generoso pero de gran transfondo.

El ejecutivo al minuto

DE QUÉ TRATA

Trata de un gestor ávido de conocimiento e interesado en la mejor forma de liderazgo con personas (tenemos mucho en común, jeje) que va entrevistando a ejecutivos de varias empresas para saber cómo la aplican ellos y modelarlos. En su andadura siempre se encuentra o bien con directivos orientados a resultados (agresivos odiados) o directivos orientados a las personas (buenazos en bancarrota). Parecía que le era imposible encontrar un directivo que conjugara los dos enfoques de manera equilibrada, hasta que se topa con el que se hace llamar “El ejecutivo al minuto”, un hombre conocido por todos como “el gran tipo”, el cual le enseña un método que combina esos dos elementos con suma eficacia en su organización.  Asimismo, se entrevista con algunos empleados que trabajan diariamente bajo su forma de dirección y le manifiestan que consiguen unos resultados excepcionales.

El ejecutivo al minuto “wannabe” queda sorprendido por la simplicidad y garantías del método y escribe un librito al respecto, no sin antes experimentarlo en sus carnes y en las de sus colaboradores.

El libro se desarrolla en tres partes fundamentales, que son las fases del método:

El primer secreto: la previsión de objetivos de un minuto

El segundo secreto: los elogios de un minuto

El tercer secreto: las reprimendas de un minuto

Se exponen en los últimos capítulos la razón de ser de cada una de ellas y el porqué de su eficacia.

QUÉ HE APRENDIDO

-Que los objetivos (las previsiones de objetivos de un minuto) determinan ciertos comportamientos (malos o buenos) y sus consecuencias (los elogios de un minuto y las reprimendas de un minuto) influyen en el personal reforzando esos comportamientos.

-El libro ha subrayado el típico tópico de que “un líder hace a otros líderes” en sus propios términos, poniendo más de relieve que esa afirmación que he visto en otras lecturas y que me gusta tanto es cierta. En este caso concreto, el ejecutivo no aplica el método en sus empleados sin decírselo, sino que lo comparte desde el principio dejando las cosas claras, les insta a que saquen el mayor provecho de él, así como que lo utilicen en cualquier contexto, que se lo impriman si quieren incluso para tenerlo a mano, convirtiendo a todos al final en “ejecutivos al minuto”.

-Que un líder que se precie no puede permitir que en la organización para la que trabaje se dé lo que los autores denominan el “TAHP”, que significa “Te atrapé, hijo de perra”. Este concepto que me ha encantado describe la situación que sucede cuando los directores ejecutivos no les dicen a sus empleados lo que se espera de ellos dejándoles a su suerte y los despiden cuando no han conseguido el nivel de desempeño apropiado. Me parece algo súper irresponsable el pedir cuentas cuando no se ha marcado previamente ninguna pauta de rendimiento. Es como navegar a la deriva sin rumbo y luego enfadarse porque no has llegado a ningún puerto, ¿no creéis?

-Que las empresas cuando contratan suelen tener a dos perfiles de candidatos: ganadores (escasos y caros, pero son una apuesta segura) y ganadores en potencia (más abundantes y moldeables, pero que requieren tiempo de formación y adaptación para convertirlos en ganadores). Si no se opta por ninguno de los dos perfiles solo queda una opción según dice el libro de manera cómica: rezar. Completamente de acuerdo.

A QUIÉN SE LO RECOMENDARÍA

-A cualquiera que tenga a otras personas o a equipos a su cargo y desee liderar eficazmente (ya sea novato o experimentado)

-A cualquiera que, aunque no tenga personas a su cargo, desee aplicar el método para ser más eficiente en su trabajo

UNA CITA QUE DESTACARÍA

El ejecutivo al minuto acababa de ayudar a un empleado a ver la luz en un problema que le había planteado y así fue la conversación:

“-Es casi seguro que, si hago A esta semana, B la próxima y C dentro de dos semanas, habré hallado el modo de solucionar el problema. Es algo fantástico. Muchas gracias. Ha resuelto usted el problema por mí. Se mostró muy enojado: -Yo no he resuelto nada. Yo solo he hecho preguntas, preguntas que usted ha podido contestar por sí mismo. Ahora váyase y empiece a solucionar sus problemas con su tiempo, no con el mío.”

Me encanta porque el ejecutivo al minuto sabe sacar lo mejor de sus colaboradores y darles el mérito que merecen.

PUNTUACIÓN

7,5

Si deseáis seguir descubriendo nuevos métodos de liderazgo sencillos y aplicables, ¡os recomiendo que leáis este libro ya! Y si os interesa saber más sobre el liderazgo situacional, próximamente publicaré una entrada interesantísima sobre este tipo de liderazgo. En ella hablo sobre qué tipo de liderazgo aplicar según la situación y según el tipo de perfil de vuestros colaboradores, es un must en la gestión de equipos. Os avisaré cuando esté 🙂

¿Y tú? ¿Has leído este libro? ¿Te ha influido? ¿Qué opinión te merece? ¡Cuéntamelo, estoy deseando saber!

*******No olvides suscribirte a la Newsletter para estar actualizado en todo momento sobre
la publicación de nuevas entradas. ¡Tienes el formulario en la parte inferior de la página!*******