15/11/2017 7 Comentarios Desarrollo personal

¿Tienes limpios los cristales de tu ventana de Johari?

Antes de nada, muchas gracias a todos los que participasteis a través de FacebookTwitter en la encuesta de la semana pasada para elegir el tema del post de esta. El tema que se posicionó con un 50% de los votos en Twitter y en Facebook con un 63% fue Desarrollo personal, así que allá vamos con el post que os he preparado:

Hoy me gustaría hablaros de una herramienta de la psicología cognitiva que es imprescindible para nuestro desarrollo personal. La podéis aplicar tanto a nivel profesional como a cualquier otra área. Si todavía no lo habéis hecho, necesitáis conocerla sí o sí, y es que contribuye a nuestro autoconocimiento (como la herramienta de la Rueda de la vida de la que os hablé en este otro post). La que os traigo hoy, no obstante, tiene que ver con ventanas, cristales y percepciones. Se llama La ventana de Johari, así que prepara tu mente abierta y tu limpiacristales favorito, ¡que empezamos!

La ventana de Johari

TEORÍA

Esta herramienta fue creada en 1955 por los psicólogos estadounidenses Joseph Luft y Harry Ingham (de ahí el nombre de Johari, es un híbrido de los dos). Partiendo de la base de que no nos podemos conocer sin la interacción con otros, lo que nos proponen es una revisión de la forma en la que interactuamos con nosotros mismos y con los demás. El eje horizontal se corresponde al “yo”. El vertical, a mi relación con “el otro”. Así, como ilustro en la imagen de arriba, existen 4 áreas dentro de nosotros:

  1. ÁREA 1 (área libre): lo que yo conozco de mí mismo está en sintonía con lo que los demás conocen de mí. Es la parte de mi vida que yo decido mostrar al mundo. Existe total libertad de expresión y la comunicación en las relaciones fluye.
  2. ÁREA 2 (área oculta): existen rasgos de mí que yo conozco pero que decido no exponer ni mostrar a los demás. Es la zona más íntima donde me importa demasiado la opinión del otro por cómo pueda afectar a las relaciones.
  3. ÁREA 3 (área ciega): incluiría lo que los demás conocen de mí pero yo no soy capaz de ver. Se basa sobre todo en impresiones, percepciones o juicios que los demás tienen de mí y que me hacen de espejo donde ver reflejado aquello que yo no puedo.
  4. ÁREA 4 (área desconocida): contiene aquello que ni yo mismo ni los demás logramos conocer, toda esa parte inconsciente que aún no ha salido a la luz, experiencias de nuestra infancia reprimidas u olvidadas, incluso instintos. Puede esconder un gran potencial aún por destapar.

PRÁCTICA

Una vez hemos entendido la teoría, pasemos a la práctica. Te toca a ti reflexionar sobre tu ventana de Johari. No te llevará más de 5 minutos y es un ejercicio muy potente. Sigue las instrucciones que te marco a continuación teniendo en cuenta el contexto (es decir, puedes situarlo en un área de tu vida en concreto como la familia, trabajo, amistades o hacerlo en general). Necesitarás papel y boli -o Paint si lo prefieres- 😉 :

  1. Dibuja un cuadrado o un rectángulo
  2. Escribe 0 en la esquina superior izquierda, 10 en la derecha y 10 en la inferior izquierda. Debería quedarte así:Tu ventana de Johari 1
  3. Imaginemos que la línea horizontal superior que has trazado es una escala de 0 a 10, donde 0 tiene el valor mínimo y 10, el máximo. En esta escala, responde a esta pregunta: ¿cuánto te importa lo que piensen los demás de ti en el contexto que has elegido? Haz una marca en tu resultado.
  4. A continuación, fíjate en la línea vertical. De una escala de 0 a 10, ¿cuánto te animas a decir lo que piensas? Reflexiona sobre ello y una vez lo tengas, pon también una marca en tu resultado.

Te debería quedar algo así, te muestro un ejemplo:

Tu ventana de Johari 2

Una vez tengas esto, ha llegado el momento de interpretar tu ventana teniendo en cuenta las áreas que os mostraba en la primera imagen (arriba del todo del post):

 

Tu ventana de Johari 3

En este ejemplo a la persona le importa bastante lo que piensen los demás de ella y tampoco se anima demasiado a mostrar su opinión. Puede ser que se trate de una persona bastante introvertida y que esté en proceso de autodescubrimiento. ¿El escenario ideal? Tener un área abierta lo más amplia posible porque significaría que nos conocemos, no nos da miedo mostrarnos a los demás y así el resto de áreas que no se nos muestran disminuirían.

Una ventana con un área libre más amplia todavía, que por ejemplo mostrara este aspecto

 

Tu ventana de Johari 4

denotaría una persona abierta, que tiene pocos secretos ocultos y que se conoce bien.

El extremo contrario sería una ventana que tuviera unas ámplias área ocultas y desconocidas, así:

Tu ventana de Johari 5

Representaría pues a una persona que no se conoce todavía lo suficiente e introvertida con los demás.

Estos 4 cuadrantes de la ventana de Johari no son estancos, sino que representan una fotografía de tu momento actual. Van aumentando y disminuyendo según el contexto y tu grado de desarrollo personal.Si deseas aplicar esta herramienta al desarrollo de equipos o grupos, solo deberás sustituir la percepción del “yo” por la del equipo o grupo en cuestión.

¿Cómo ha sido tu ventana? ¿Necesitas que te ayude a interpretar los resultados? ¡Cuéntamelo todo abajo en Comentarios o a través de un email a info@liderazgoparaelcambio.com! Estoy deseando saberlo 🙂

*******No olvides suscribirte a la Newsletter para estar actualizado en todo momento sobre
la publicación de nuevas entradas. ¡Tienes el formulario en la parte inferior de la página!*******