13/09/2017 2 Comentarios Desarrollo personal, Liderazgo

Y tú…¿cómo actúas ante situaciones de conflicto?

¡Hola, líderes y lideresas!

Hoy me apetece hablaros de un triángulo que no es de amor bizarro, pero casi. Tiene que ver con nuestro inconsciente y con la forma en la que reaccionamos cuando interaccionamos con otros ante un posible conflicto. Una vez expliqué este triángulo a uno de mis equipos durante una reunión de seguimiento de proyectos. Después de contárselo, les aseguré que todos hemos pasado por todas las puntas del triángulo. Se sonrieron. Lo reconocían interiormente.

3 roles en conflicto

Fuente de la imagen: Pixabay

Veréis, el creador de dicho triángulo (que se denomina “dramático“) fue Stephen Karpman, un psicólogo que en 1968 expuso su funcionamiento en una revista de análisis transaccional con un artículo denominado “Fairy tales and script drama analysis” (páginas 39-43). En él nos decía que en cualquier situación de conflicto podemos actuar según uno de estos tres tipos de roles, cayendo en el siguiente juego psicológico:

Rescatador: persona que interviene para ayudar a una supuesta víctima

Perseguidor: persona que interviene para coaccionar a una supuesta víctima

Víctima: persona que interviene para quejarse de su situación

En este triángulo podéis ver sus características:

Triángulo de Karpman

Fuente de la imagen: Triángulo dramático

Por norma general, el disparador de este triángulo se activa cuando alguien toma el rol de perseguidor o de víctima en la situación de conflicto. Lo que suele pasar a continuación es que sea el rescatador el que intervenga para salvar la situación entre los dos. Pero ahí no queda la cosa: los roles se retroalimentan. Puede que uno empiece mostrándose en la situación de conflicto como un rescatador y acabe siendo víctima porque pasó por el rol de perseguidor después de rescatar y no consiguió su objetivo. ¿Os suena familiar?

Mirad la estampa:

Triángulo de KarpmanII

Fuente de la imagen: Triángulo de Karpman (en inglés, las iniciales de los roles coinciden con las nuestras: Persecutor, Rescuer, Victim)

¿CÓMO ES EL DIÁLOGO INTERNO DE CADA ROL?

Ante esa situación de conflicto, cada rol tiene asociados unos tipos de pensamientos que va rumiando en su consciente, así:

Rescatador: “si no hago nada me voy sentir culpable”, “déjame ayudarte”, “hay que seguir adelante sí o sí”, “tú déjame a mí”

Perseguidor: “son todos unos inútiles”, “son culpables”, “hay que demostrar autoridad absoluta”, “pisa antes de que te pisen”

Víctima: “no sé qué hacer”, “es que…”, “ya he intentado todo”, “ay, madre mía…”, “pobre de mí”, “que alguien haga algo”, “no puedo más”

¿Os suena alguna de ellas?

ENTONCES…¿CÓMO SALIR O NO CAER EN EL TRIÁNGULO?

Hay que reconocer que todos estos roles nos alejan del genuino liderazgo, pues si os fijáis ponen el poder de nuestras acciones afuera, en terceros, exigiendo en los demás lo que se nos antoja, en vez de poner el poder en nosotros mismos y actuar desde nuestra área de influencia. ¿No lo creéis también?

Os confieso que cuando descubrí este triángulo de la mano de uno de mis profesores de la asignatura de Coaching del máster que cursé, tuve que hacer un ejercicio de reflexión para darme cuenta de que me encantaba moverme en el lado de la rescatadora-perserguidora. Tuve un gran “aha-moment” cuando me di cuenta. Ante las crisis me venía arriba (theme de Wonder Woman, por favor) y me arremangaba para ayudar, pero no ayudaba sin esperar nada a cambio (aunque yo conscientemente pensaba que sí), sino que yo daba asumiendo que el otro debía ser rescatado y luego me cabreaba si no podía exigirle después o no me correspondía del mismo modo. ¿Veis el lado oscuro del inconsciente? Para salir de todo esto podéis optar a hacer lo siguiente:

  1. Darnos cuenta conscientemente de lo rápido que caemos en el triángulo y hacérselo ver a otros, creo que ya supone el primer paso hacia el liderazgo: el dejar de ser víctimas, rescatadores y perseguidores de nadie para tomar responsabilidad absoluta de nuestros actos, con inteligencia emocional, sin esperar reacciones en los demás para nuestro beneficio inconsciente. Ya sea en tu casa con tu madre o en el trabajo con tu jefe: 24/7.
  2. Ligado con el anterior, poner el foco en detectar las preguntas que suelen rondar la mente de cada rol y que describí en el apartado anterior, así se podrá identificar mejor el rol que estéis adoptando
  3. Destapar e interiorizar las lecciones que hay detrás de cada rol, que son las que me llevan al último punto:

¿QUÉ ROLES HABRÍA QUE ADOPTAR?

De manera consciente, se debería adoptar otro tipo de roles que aseguren unas relaciones más sanas ante el conflicto. Por ejemplo:

-El rescatador debería pasar a ser una persona más asertiva que respeta el derecho de los demás a tomar sus decisiones y a equivocarse y que no se crea poseedor de la verdad absoluta

-La víctima debería pasar a ser proactivo y responsable de su situación y a ser capaz de interiorizar sus aprendizajes

-El salvador debería convertirse en un facilitador que ayuda a los demás a responsabilizarse y sin exigirles nada a cambio

Creo que este triángulo podría estar impreso en nuestros hogares y centros de trabajo para tomar conciencia de nuestras relaciones, que  además es una de las competencias básicas que todo buen coach necesita según la  ICF (International Coach Federation), en concreto la número 8 de 11. Aunque suene exagerado, creo que es una necesidad urgente para entablar relaciones sanas de cualquier tipo ante situaciones de conflicto y actuar así como verdaderos líderes. Os invito a que toméis conciencia durante una semana sobre los roles que adoptáis vosotros mismos y observad los roles que adoptan otros. Salid del triángulo y haced salir a otros. Os sorprenderán los resultados.

Si queréis ahondar un poco más en este fascinante triángulo (conocido también como “triángulo trágico” o “de codependencia”), existe un sitio web dedicado al mismo, accesible desde aquí (en inglés) y varias obras de referencia, como la del propio autor (en inglés también): “Karpman, Stephen (2014). A Game Free Life: The definitive book on the Drama Triangle and Compassion Triangle by the originator and author-the new transactional analysis of intimacy, openness, and happiness.”

Y tú… ¿en cuál de los roles te has movido más? ¿Te vas a imprimir el triángulo? ¿Has puesto en práctica la identificación de los roles? ¿Qué lecciones detrás de cada rol has aprendido? ¡Cuéntame, estoy deseando saber!

*******No olvides suscribirte a la Newsletter para estar actualizado en todo momento sobre
la publicación de nuevas entradas. ¡Tienes el formulario en la parte inferior de la página!*******